Querer Cambiar…y pasar a la Acción.

269908_243965112299911_3214199_n

Para cambiar hay que querer cambiar. No basta con leer artículos acerca de aquello que nos gusta y nos parece interesante para poder producir ese cambio. El cambio no es posible únicamente acumulando conocimiento intelectual, que al comienzo nos puede parecer deslumbrante, pero que olvidarás un poco mas tarde. El cambio implica acción, experiencia, probar a hacer posible ese cambio, y vivir las posibilidades que pueden desarrollarse al accionar dicho cambio.

No nos engañemos.

No siempre que iniciamos el cambio, que probamos otras opciones o posibilidades, desconocidas y diferentes, de las que hemos estado repitiendo durante tanto tiempo, conocidas a veces como patrones, obtenemos un resultado satisfactorio. Es más, en muchas ocasiones el accionar dicho cambio, nos aporta una sensación de ansiedad o de angustia, que nos hace dudar de la utilidad y la valía de haber probado esta nueva posibilidad.

Es por ello que nuestro organismo, teniendo en cuenta el funcionamiento equilibrado de todas sus partes, sobre todo observando la relación cuerpo-mente, necesita de un tiempo de autoregulación, un tiempo donde somos capaces de verificar si aquel cambio o mas bien el efecto que recogemos de realizar dicho cambio, nos devuelve una sensación satisfactoria, es decir, sentimos que nuestro organismo funciona adecuadamente y las sensaciones derivadas al completar dicha acción nos aportan la información de que el cambio realizado se ajusta a mis necesidades, deseos o intereses personales.

Lo que nos ha servido para cambiar un patrón nocivo o situación determinada que se ha estado repitiendo en nuestras vidas, no tiene porque servirnos con otros patrones o situaciones, no hay una sola y unica fórmula, sino tantas como las tantas diferentes situaciones que nos encontramos en nuestro día a día y que se presentan incómodas o dificultosas y que nos hacer perder nuestro bienestar y vitalidad.

Por eso en el Counselling Gestalt consideramos fundamental la Creatividad de la personas y su capacidad de crear y desarrollar recursos que respondan a las necesidades de las situaciones vitales que se les presentan, usando esta como forma de cambiar la percepción, repetida y obsoleta que tenemos de estas situaciones por otras habilidades de respuesta que devuelven y restauran la salud y la energía vital.

por Félix Arjona. ‘LA SEMILLA. ESCUELA CREATIVA DE COUNSELLING GESTALT’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *