9 de Enero. APRENDE A DECIR ‘NO’. Taller de COMUNICACIÓN NO VIOLENTA y GESTALT (I)

730-934x

APRENDE A DECIR ‘NO’. UN ‘SÍ’  PARA LA VIDA.

DESDE LA TERAPIA GESTALT

En encuentros de talleres de grupos para crecimiento personal y sesiones individuales, al igual que en diferentes charlas con compañeros y amigos, descubro en repetidas ocasiones como recurrimos a justificar nuestra falta de capacidad para decir ‘No’ (evitando el contacto con las emociones, complaciendo, mintiendo, sin dar explicaciones o dando demasiadas…)

Es un hecho que de pequeño no nos enseñaron a como decir ‘No’ o como poner nuestros propios ‘límites’. Nuestras formas naturales u orgánicas de decir ‘NO’, fueron modificadas y condicionadas para satisfacer las necesidades, deseos o intereses de otros, perturbando nuestras habilidades y capacidades de crear una forma mas empática y asertiva de responder a las propias.

Aunque en nuestra cultura hemos entendido los ‘límites’ como un impedimento o un obstáculo para poder conseguir lo que queremos, cuando sabemos manejar nuestra manera de expresarlo y de apropiarnos, se puede convertir en una excelente vía para concretar y acotar de manera saludable la dirección que estamos tomando en nuestro camino y apartar o deshacernos de aquello que interrumpe o perturbar nuestro caminar.

Tomar consciencia de como ello se manifiesta en nuestra vida y como queremos hacerlo a partir de ahora, se convierte en un ‘SÍ’ para la vida.

Aún como adultos, observamos y nos sentimos atrapados en estas respuestas automatizadas y esto produce un deterioro de nuestra capacidad de sentido crítico y nuestro discernimiento.

Así como nuestro organismo necesita discriminar ciertas sustancias que no necesitamos para mantener nuestro equilibrio, y las desecha después de metabolizarlas, así nos ayudan nuestras emociones (como la rabia, la ira…), indicándonos que es el momento para expresar nuestro ‘No’, que nos ayude  mantener nuestro espacio vital, nuestra parcela de movimiento, nuestros límites, nuestro respeto, integridad y dignidad…, en definitiva, aquello que no queremos para la vida, ni para nuestro crecimiento.

De esta manera podemos trascender nuestras emociones y darles un lugar mas valioso en la cotidianidad de nuestra existencia

¿Y COMO APRENDO A DECIR ‘NO’?

Desaprender para Aprender.

  • Descubriendo como me digo ‘NO’, cuales son los límites que me pongo y como es esa frontera de contacto conmigo mismo y con los demás. Deconstruyendo viejas creencias y formas obsoletas y confusas de decir no.
  • Observando como soy mi propio líder y como es la confianza que experimento hacia este liderazgo. Como me comunico con este líder para conseguir lo que quiero en mi cotidianidad.
  • Reconociendo que estoy haciendo para mantener una comunicación en desigualdad.
  • Tomar la iniciativa para cambiar aquellas que promueven la jerarquización en la comunicación, la lucha de poder a través de la razón, la agresión verbal o física, el conflícto o el desencuentro…
  • Despertando y movilizando mis recursos internos para decir ‘No’, aprendiendo adarme cuenta de que quiero decir ‘no’ y como quiero decirlo.
  • Asimilar nuevas formas de decir ‘No’, de manera que se ajusten a una forma mas satisfactoria, honesta, empática y compasiva con mi propia vida y mi relación con los demás.
  • Visionar y prácticar nuevas posibilidades de generar esta comunicación empática.
  • Reconociendo el Poder de los cambios que experimento cuando aprendo a decir no, en mí y en mi relación con los demás y mi entorno, estimulando mi propio empoderamiento.

DESDE LA COMUNICACIÓN NO VIOLENTA

¿Y COMO APRENDO A DECIR ‘NO’?

El proceso de la CNV se divide en dos modalidades (escuchar con empatía y expresar con honestidad) y cuatro pasos (observar sin evaluar, comprobar cómo nos sentimos, decidir cuáles son nuestras necesidades y especificar una petición).

Si queremos llegar al deseo de dar desde el corazón, enfocaremos la luz de la conciencia de modo que ilumine cuatro zonas, a las que vamos a referirnos como los cuatro componentes del modelo de la CNV.

En primer lugar observamos  lo que ocurre realmente en una situación dada; lo que dicen o hacen los demás: ¿sirve o no sirve para enriquecer nuestra vida? El truco consiste en saber expresarlo claramente de modo que no incorpore ningún juicio ni evaluación; poder decir simplemente qué cosas que hace la gente nos gustan y cuáles no.

Después, una vez hecha esta observación, comprobamos cómo nos sentimos. ¿Nos sentimos dolidos, asustados, alegres, divertidos, irritados, etc.?

Y en tercer lugar decidimos cuáles de nuestras necesidades guardan relación con los sentimientos que hemos identificado. Siempre que utilizamos la CNV para expresar de forma clara y sincera cómo nos sentimos, está presente en nosotros la conciencia de estos tres componentes.

Por ejemplo, una madre podría manifestar esos tres aspectos del proceso diciéndole a su hijo adolescente: “Félix, me molesta ver dos calcetines sucios hechos una bola debajo de la mesita de café y otros tres al lado del televisor, porque estoy necesitando más orden en las habitaciones de la casa que compartimos.”

Acto seguido, la madre abordaría el componente número cuatro, que es una petición muy específica: “¿Estarías dispuesto a recoger los calcetines y llevártelos a tu habitación o meterlos en la lavadora?” El componente número cuatro se centra en lo que esperamos que haga la otra persona para enriquecer la vida de ambos.

Así pues, una parte de la CNV consiste en expresar de manera muy clara, ya sea verbalmente o por otros medios, información sobre estos cuatro componentes. Nos conectamos con los demás percibiendo primero lo que ellos observan, sienten y necesitan, y descubriendo después en qué enriquecerá su vida recibir lo que nos piden, su petición.

Cuando centramos nuestra atención en los aspectos citados y ayudamos a los demás a hacer lo mismo, establecemos una corriente de comunicación que discurre en ambos sentidos y se manifiesta de una manera natural: observo, siento y averiguo qué necesito, qué me hace falta para enriquecer mi vida; qué observas, sientes y necesitas; qué te hace falta para enriquecer tu vida.

Cuando usamos este proceso, podemos empezar de dos maneras; ya sea expresando la información de esos cuatro componentes o bien recibiéndola empáticamente de otras personas.

Es importante tener en cuenta que la CNV no es una fórmula preestablecida, sino un proceso que se adapta a diversas situaciones y a diferentes estilos personales y culturales.

*En la próxima entrada de La Semilla. ECCG ampliaremos la información del trabajo que realizamos con estas dos técnicas y podrás conocer cuales son los diferentes ámbitos de aplicación, tanto personal como profesional, como podrás aplicar lo aprendido en este taller y los beneficios que aporta para la vida.

Facilitan:

Félix Arjona. Counselor Gestalt. Bailarín y Perfomer. 
Ivo Degn. Facilitador de Comunicación No Violenta
Creador de Knowmads Sevilla.
C/ Ortiz de Zuñiga 10. 41004. Sevilla
Horario: de 10h a 20h. Pausa para la comida.
Coste: 70€. Puedes disponer de un descuento de 10€, si haces tu reserva antes del 31 de Diciembre de 2015. Plazas limitadas.
¡Puedes hacer tu reserva de plaza ya!, reservando mediante transferencia bancaria a:
Triodos Bank
1491 0001 2620 1550 0321
Concepto: Taller CNV y Gestalt

Mas info: info@la-semilla.es / 622170516

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *